La ley de la selva

En la época de la Inglaterra imperial, uno de sus más tenaces ideólogos elaboró lo que hoy es un clásico de la literatura anglosajona:

 

“Garras, uñas y colmillos: Adelante.

Es la hora del salto y de la presa.

¡Escuchad la llamada y cazad bien,

observando las leyes de la Selva!”

 

Con estas líneas comienza Ruyard Kipling El libro de la selva, de entre las cuales he escogido el fragmento aquí presentado.

 

Santo Tomás de Aquino determinó en su tiempo dos leyes que se complementaban entre sí: la ley natural, creada y derivada de Dios y la ley positiva, diseñada por los hombres para administrarse. En El libro de la selva es interesante observar el comportamiento antrópico de los animales: dotados de una lengua natural, capaces de reunirse en consejo (así aceptan los lobos a Mowgli en la manada) y con una ley común, se organizan exactamente igual que las comunidades humanas. En la obra de Kipling, los animales ocupan el lugar del hombre.¿Cuál es, entonces, el puesto que ocupa el ser humano? Si los animales se rigen por la Ley de la selva o ley positiva, Mowgli se encuentra en un plano superior, equivalente a la ley natural de Dios. Muy reseñable es en referencia a esto la función que Mowgli ejerce como pastor (con todas sus connotaciones religiosas) para guiar a los animales contra Shere Khan. A su vez, es un ejemplo de sacrificio y de caudillaje, que manda y guía a los animales de la selva e incluso, al igual que Cristo, goza de una doble naturaleza entre el mundo divino y el terrenal (entre la selva y el poblado). Así habla Mowgli en primera persona al final de su historia:

 

“Tengo llagas y heridas en la boca, por las piedras de la aldea, pero estoy muy contento de haber vuelto a la selva, ¿por qué? Ambas cosas luchan dentro de mí, como luchan las serpientes en primavera”

 

Esta era la manera de ver el mundo de los europeos de finales del XIX que, muy lejos de cualquier sentimiento ecologista, se creyeron dueños de la naturaleza. Los sucesos acaecidos en el XX y las nuevas corrientes de pensamiento darán lugar a visiones del ser humano desprovistas de estos rasgos de dominio.

 

Para saber más sobre El libro de la selva pincha aquí, en el segundo programa de El mundo está fuera.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s